Una Oración de Rendición Esta Navidad – Tu Oración Diaria

tu oración diaria arte devocional

suscríbete a ibelieve youtube

Una oración de rendición esta Navidad
por Meg Bucher

“Yo soy el SEÑOR, y no hay otro; aparte de mí no hay Dios. Te fortaleceré, aunque no me hayas reconocido, para que desde el nacimiento del sol hasta el lugar donde se pone, la gente sepa que no hay nadie fuera de mí. Yo soy el SEÑOR, y no hay otro. Yo formo la luz y creo la oscuridad, traigo prosperidad y creo el desastre; Yo, el SEÑOR, hago todas estas cosas.” Isaías 45:5-7 NTV

Dejar ir y dejar a Dios es una frase familiar que muchos de nosotros usamos para consolar a otros que atraviesan un momento difícil. Pero, cuando es nuestra situación la que necesita la intervención divina, es difícil aceptarla. El perdón humano carece de la cantidad adecuada de resistencia y fuerza para reconciliar una situación que ha sido diezmada por la traición y el dolor. Entra Jesús, por quien tenemos acceso a la fuerza sobrenatural, abraza la paz, el perdón y la esperanza de la reconciliación de este lado del cielo. El profeta Isaías señala verdades cruciales en los versículos anteriores, por las cuales podemos operar en nuestra vida diaria. Cuando nuestras emociones comienzan a desvanecerse, podemos optar por rendirnos a las siguientes verdades poderosas mientras oramos.

Oremos:

Padre,
Hoy, mientras rezamos las palabras divinamente inspiradas del profeta Isaías, te pedimos que arraigues estas verdades en nuestros corazones y las riegues fielmente. Oramos por la entrega de nuestras mentes, voluntades y cuerpos físicos en Tus manos.

“Yo soy el SEÑOR, y no hay otro; fuera de mí no hay Dios.”

Padre, cuando intentemos ser dueños de nuestras situaciones, ayúdanos a rendirnos rápidamente antes de que dañemos nuestras relaciones con las personas que Tú has puesto tan cuidadosamente en nuestras vidas. Quita nuestro egoísmo en el desacuerdo, y despojanos del derecho a ofendernos, Señor. Acordémonos, Tú eres el SEÑOR. No somos.

“Te fortaleceré, aunque no me hayas reconocido, para que desde el nacimiento del sol hasta el lugar donde se pone, la gente sepa que no hay nadie fuera de mí”.

Dios, confesamos que no te reconocemos inmediatamente cuando estamos ofendidos o enojados. Padre, fallamos tan a menudo en filtrar nuestras emociones a través de la verdad de quién eres Tú y de lo que Tu Palabra nos instruye, así que debemos hacer particularidades para ser pacificadores. Oramos para someternos y entregar nuestras reacciones viscerales y rencores de larga data en Tus manos, Padre. Por Tu fuerza, introduce el perdón y la compasión en nuestros corazones y mentes, permitiéndonos perdonar y amar a los demás como debemos hacerlo. ¡Saca la ofensa de nuestras garras, Padre, por Tu fuerza! ¡Y reemplázalo con Tu paz, que sobrepasa todo entendimiento!

“Yo soy el SEÑOR, y no hay otro. Yo formo la luz y creo la oscuridad, traigo prosperidad y creo el desastre; Yo, el SEÑOR, hago todas estas cosas”.

Padre, Tú eres el SEÑOR, como escribió Isaías tan fielmente… nosotros no lo somos. Tú formas la luz y la oscuridad, traes prosperidad y desastre… Tú haces todas estas cosas. Usted tiene el control. No somos soberanos sobre nuestras vidas. Usted está. No tenemos el control del universo creado. Usted está. Padre, cuando estamos obsesionados con nuestro camino y nuestro tiempo, por favor despoja nuestros corazones del orgullo y el egoísmo que nos impiden rendirnos a Ti. No podemos hacer que otro corazón humano entienda nuestro punto de vista, Dios. ¡Y es frustrante! A menudo, nos sentimos incomprendidos, acusados ​​injustamente y menospreciados por la ofensa. Ayúdanos a entregar nuestra perspectiva de cada situación, Padre.

Tú, Señor, haces que las cosas sucedan. Nuestras oraciones hoy son por la entrega total de nuestras vidas en Tus manos. Cosas por las que daríamos nuestra vida para repararlas, te las entregamos, Padre. Porque no podemos arreglarlo con nuestras fuerzas. Te necesitamos, Autor de todo corazón, para que nos ayudes a llegar a otro para lograr la reconciliación. Hazlo, Padre, como sólo Tú puedes. Tú haces estas cosas, Señor. Eres el Dios de los milagros. Mientras nos rendimos, oramos para que la basura de Tus milagros se realice en nuestras vidas… no solo para nuestra comodidad o satisfacción, paz o prosperidad. Que todas estas cosas se hagan para Tu gloria, Señor. Porque la Paz es verdaderamente algo que Tú logras.

En el nombre de Jesús, Amén.

Crédito de la foto: ©Playbackmedia.com/Sparrowstock/David Clark

Foto de cabeza de Meg Bucher en 2022Mega escribe sobre la vida cotidiana dentro del amor de Cristo como escritora independiente, bloguera en soleado y 80y autor de “Amigos de Todos, Amistad en el Amor de Cristo”, “Superficie, Desbloqueando el Don de la Sensibilidad,” y “Glory Up, la búsqueda diaria de alabanza”, y “Hogar, encontrando nuestra identidad en Cristo”. Obtuvo un título en Mercadeo/Relaciones Públicas de la Universidad de Ashland, pero dejó el mundo de los negocios para quedarse en casa y criar a sus dos hijas… lo que la llevó a perseguir su pasión por escribir. Siempre activa en su comunidad e iglesia local, Meg también dirige estudios bíblicos para mujeres y adolescentes.

¿Quieres más Tu Oración Diaria? También tenemos un pódcast! Este podcast es diferente al devocional escrito que acaba de leer, pero lleva el mismo compromiso de una mirada más cercana a las Escrituras cada día. ¡Puedes obtener más información haciendo clic en el siguiente enlace!

tu oración diaria

Ahora que ha orado, ¿necesita alguien que ore por USTED? ¡Haz clic en el botón de abajo!

1656931308 112 Una Oracion por el Gobierno Tu Oracion Diaria

Visitar iBelieve.com para un contenido de oración más inspirador.



Fuente del artículo

Deja un comentario