Tres israelíes asesinados a tiros por un palestino, que también muere, en un asentamiento cerca de Jerusalén

Tres israelies asesinados a tiros por un palestino que tambien
Una mujer empuja un cochecito mientras camina en un asentamiento judío cerca de Jerusalén conocido por los israelíes como Har Homa y por los palestinos como Jabal Abu Ghneim. Tres israelíes fueron asesinados hoy por un palestino en otro asentamiento cerca de Jerusalén, Har Adara.REUTERS/Ammar Awad

Tres israelíes fueron asesinados a tiros hoy por un palestino en la entrada del asentamiento judío de Har Adara en la Cisjordania ocupada cerca de Jerusalén, dijo la policía israelí.

El pistolero, identificado en los medios israelíes como Nimer Jamal, un hombre de 37 años de un pueblo cercano, también recibió un disparo y murió más tarde.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, culpó del incidente a la incitación palestina, que se produjo cuando el enviado de Donald Trump para Medio Oriente, Jason Greenblatt, llegó a Jerusalén para intentar revivir las conversaciones de paz latentes entre las dos partes.

La policía dice que Jamal atacó después de levantar las sospechas del personal de seguridad en una puerta trasera en Har Adar.

Le disparó a quemarropa a dos guardias de seguridad y a un policía fronterizo e hirió gravemente a otra persona, antes de que las fuerzas de seguridad le dispararan, dijo la policía.

Según funcionarios israelíes, el pistolero era padre de cuatro hijos y tenía un permiso israelí para trabajar en asentamientos judíos a lo largo de la frontera con Cisjordania.

Procedía del pueblo de Beit Surik, aproximadamente a una milla al este de Har Adar. El área está a unas 11 millas al noroeste de Jerusalén.

Hamás, con sede en Gaza, y la Yihad Islámica dieron la bienvenida al ataque, aunque hasta ahora ningún grupo se ha responsabilizado por él.

Fatah, la facción política del presidente palestino Mahmoud Abbas, dijo que Israel era responsable del ataque debido a su «continua agresión» contra los palestinos.

Mientras tanto, Netanyahu dijo que la casa del atacante sería demolida y los permisos de trabajo de los familiares revocados. Hizo un llamado a Abbas para que condene el ataque de manera inequívoca.

Alrededor de 36.000 palestinos tienen permisos para trabajar en los controvertidos asentamientos judíos, que se consideran ilegales según el derecho internacional, aunque Israel lo niega. Más de 600.000 judíos viven en unos 140 asentamientos construidos desde la ocupación israelí en 1967 de Cisjordania y Jerusalén Este.

Deja un comentario