No te rindas – por Joy Foster

Números 23:19 Dios no es hombre, para que mienta; ni el hijo del hombre, para que se arrepienta: ¿él dijo, y no hará? ¿O lo ha dicho, y no lo cumplirá?

A veces parece que esperamos mucho tiempo para que una promesa de Dios se manifieste en nuestra vida. Sin embargo, debemos aferrarnos a la fe y la esperanza. Como declara la escritura anterior, «Dios no es hombre para que mienta». A su debido tiempo y en el tiempo señalado, la promesa se cumplirá.

Gálatas 6:9 (EHV) “No nos cansemos, pues, de hacer bien, porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.” Permanecer en la fe también es parte de hacer el bien. Mantenerse firme en las promesas de Dios delineadas en la Biblia también es parte de hacer el bien. Cuando leemos y confesamos las promesas de Dios, no solo edifica nuestra fe, sino que ayuda a activar las promesas de Dios en nuestras vidas.

Sea lo que sea que estemos creyendo, ya sea una promesa personal que Dios nos hizo, o una promesa que se encuentra en la Biblia, debemos continuar creyendo que la promesa se cumplirá. A Satanás le gusta sembrar dudas en la palabra de Dios. Como le dijo a Eva en el jardín del Edén, todavía trata de decirnos hoy… Tratando de pervertir la palabra de Dios y decirnos que Dios no quiere decir lo que ha dicho. Tratando de decirnos que no se puede confiar en Dios. Mientras nos paramos en la palabra y repetimos lo que Dios ha dicho, le estamos resistiendo, y él no tendrá poder sobre nosotros.

Una vez que hemos orado, debemos comenzar a agradecer a Dios por contestar nuestra oración. Filipenses 4:6 “No se inquieten por nada, sino que en toda situación, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios con acción de gracias.” Sabemos que es la voluntad de Dios que tengamos buena salud, que no tengamos problemas económicos, que crezcamos espiritualmente, que recibamos el Espíritu Santo, que experimentemos su paz, que vivamos una vida abundante.

Estas cosas pueden ser parte de nuestras profesiones diarias en la fe. Es nuestra fe la que mueve a Dios.

Fuente del artículo

Deja un comentario